W. SH. : EL MERCADER DE VENECIA – LOS TRES COFRES: ORO, PLATA, PLOMO – MÚSICA: ROBERT HERRICK

Volvemos ahora con El mercader de Venecia -y ahí- la historia de los tres cofres. Que es la graciosa parte de esta obra escrita hacia 1596 – 1598.

Nos cuenta Shakespeare que  los interesados en conquistar a la bella Porcia deben adivinar en cuál de los tres cofres: oro, plata y bronce, está el retrato de la hermosa heredera.

¿De dónde sacó Shakespeare la historia de los tres cofres? Se sabe que la pudo encontrar en la Gesta Romanorum de Richard Robinson. Lo mismo que en Il peccorone  de Givoanni de Firenzi.

Cada cofre tiene una inscripción que sirve de guía o pista para el que se arriesgue a la lotería de los cofres. Pues quien intente y no acierte se compromete a permanecer soltero por el resto de su vida.

Adicionalmente cada cofre trae un escrito o leyenda que representa el sentido de la elección… y una lección o moraleja.

 

Imagen relacionada

Basanio se dispone a abrir uno de los cofres. Observan Porcia y Nerissa

       Durante todo el torneo de los tres cofres están presentes la bella Porcia, su fiel criada Nerissa; el séquito de servidores, también músicos. Y, por supuesto, el público, que es el gran aliado de Shakespeare. 

Los tres cofres

Veamos las inscripciones y los escritos de cada de cada cofre:

El de oro: Quien me escoja ganará lo que muchos desean.

Y un rollo que decía:

No todo lo que brilla es oro /  lo habéis  oído con frecuencia

muchos hombres su vida / han vendido solo por ver mi dorada envoltura.

Las tumbas de oro conservan gusanos.

Si hubierais sido tan prudente como osado…

joven de miembro, viejo de juicios,

habrías obtenido otra respuesta distinta a la de este escrito.

Fría es tu pretensión”.

 

El de plata: Quien me escoja obtendrá tanto como merece.

Y la inscripción:

Siete veces por el fuego fue probado este metal,

tantas pruebas necesita el juicio sin no ha de errar. 

Gentes hay que vanas sombras toman por la realidad.

No es extraño que su dicha sea  sombra y nada más. 

A un idiota hallaste oculto bajo el cándido metal.

Muchos necios en el mundo hay que visten tal disfraz. Con la mujer que te cases por emblema me tendrás.

Y con esto te despido para siempre vete en paz.

El cofre de plomo: Quien me escoja deberá dar y aventurar todo lo que tiene.

Y la inscripción:

A vos, que no escogéis por la apariencia / suerte siempre tan feliz y elección tan verdadera.

Ya que esta estatua buena fortuna os alcanza, / contentaos con ella y no busquéis otra nueva.

Si os sentís satisfecho con esto, / y si consideráis vuestra aventura para fortuna vuestra

Volveos del lado de vuestra dama / y reclamadla con un beso de amor.

 

En la parte musical Armando Fuentes nos presenta a Robert Herrick   con dos temas: “Qubits y Gather Ye Rosebud While Ye May.

Resultado de imagen para Robert Herrick

 

www.furibe.com