Prodigios fantásticos de la Mitólogía Nórdica II

Las Valquirias, en la mitología nórdica, deidades femeninas que servían a Odín

Las fuentes de la mitología nórdica son, principalmente, las Eddas, -colección de poemas escritos en nórdico antiguo- la Edda Mayor y la Edda menor. La Edda Mayor, que es también la más antigua-, es una colección de poemas anónimos. El idioma es islandés y data del año 1000 o incluso antes. Se pueden dividir los poemas en dos grupos: poemas míticos que hablan sobre la creación y el fin del mundo, y los poemas heroicos que hablan principalmente sobre Odín y Thor. La Edda Menor es también llamada la Edda de Snorre Sturluson (Islandia, 1179 – 1241) jurista, historiador, y escritor quien lo escribió alrededor de 1220.

 

Loki

Prosigamos con Loki. De mala naturaleza y caprichoso pero hermosos y bello. Loki era en realidad un gigante de las escarchas. Llegó a Asgard, el mundo de los Æsir, porque se hizo hermano de sangre con Odín. Su rostro y forma corporal eran de una belleza embrujadora, excepto sus ojos taimados que lo delataban. El alma se le asomaba en la mirada y ofrecía un aspecto de negrura poco fiable. Era el dios del engaño, de la mentira y del caos, un espíritu malvado, provocador de tumultos y ladrón. Las maldades de Loki  le ganaron toda clase de adjetivos negativos como Malvado, Compañero, el Dios Taimado, Saqueador de las manzanas de las diosas, entre otras. Tenía la capacidad de transformarse en cualquier animal.

Junto a su compañera llamada Angrboða o Angerboda, la gigante que se alimentaba de carne humana, Loki fue padre de tres de las más terribles y poderosas criaturas, tres monstruos, los más terribles del universo: Fenrirsulven (el lobo Fenrir); Midgardsormen (la serpiente Midgard) y Hel, la reina del infierno. 

Loki guardó en secreto la existencia de estos monstruos tanto tiempo como pudo. Sin embargo, crecieron tanto tan rápidamente que no se les pudo mantener por más tiempo confinados en la cueva donde habían nacido. Odín, desde su trono pronto se percató de su existencia y también de la inquietante velocidad a la que crecían.

Temeroso de que estos monstruos invadieran Asgard y destruyeran a los dioses una vez hubiesen aumentado su poder, Odín decidió deshacerse de ellos y, tras dirigirse hasta Jötunheimel mundo de los gigantes, arrojó a Hel a las profundidades de los nueve tenebrosos mundos de los muertos, el Niflheim, donde ella podía reinar. Después arrojó a la serpiente Midgard al mar, donde alcanzó unas proporciones tan inmensas que al final terminó por rodear la Tierra hasta el punto de poder morderse su propia cola.

Nada satisfecho con las pavorosas dimensiones que la serpiente alcanzó en su nuevo elemento, Odín resolvió llevar a Fenris hasta Asgard, con la esperanza de convertirlo en un animal tratable y gentil. Pero todos los dioses se encogieron consternados cuando vieron al lobo y ninguno de ellos se atrevió a acercarse a él para darle de comer, excepto Tyr, dios de la guerra, hijo de Odín, a quien nada le intimidaba. Viendo que Fenris crecía diariamente en tamaño, fuerza, voracidad y ferocidad, los dioses se reunieron en consejo para deliberar sobre la mejor manera de deshacerse de él. Decidieron unánimemente que, como matarlo profanaría su lugar de paz, lo atarían fuertemente para que no pudiese causarles ningún daño.

Con tal propósito a la vista, se hicieron con una gruesa cadena llamada Leding y le propusieron alegremente a Fenris atarle para poner a prueba su alardeada fuerza. Confiado en que sería capaz de liberarse, el lobo permitió pacientemente que le ataran a conciencia y cuando todos se hubieron puesto a un lado, con gran esfuerzo se estiró y fácilmente reventó la cadena que le aprisionaba.

Ocultando su disgusto, los dioses elogiaron en alto su fuerza, pero después fabricaron una cadena mucho más fuerte, con la cual, tras algunas persuasiones, permitió el lobo que se le volviera a atar como antes. De nuevo, un corto e intenso esfuerzo bastó para reventar sus ataduras. Los dioses, dándose cuenta le pidieron a Skirnir, sirviente de la diosa Freya, que descendiera hasta Svartalfaheim, uno de los nueve mundos de que se componía el cosmos, en él habitaban los elfos oscuros y les ordenaron que fabricaran una cadena que nadie pudiera romper.

Utilizando artes mágicas, los enanos manufacturaron una fina soga sedosa, a partir de materiales tan impalpables como el sonido de los pasos de un gato, la barba de una mujer, las raíces de una montaña, la nostalgia de un oso, la voz de los peces y la saliva de los pájaros. Cuando estuvo finalizada, se la entregaron a Skirnir, asegurándole que ningún tipo de fuerza podría llegar a romperla y que cuanto más fuerza tensada, más fuerte se volvería.

Armados con esta cuerda llamada Gleipnir, lo dioses se dirigieron junto a Fenris a la isla de Lyngvi,  y de nuevo le propusieron poner a prueba su fuerza. Pero aunque Fenris había alcanzado una fuerza aún mayor, desconfió de una cadena que se veía tan fina. Por consiguiente, rehusó permitir que le ataran, a menos que uno de los Ases consintiera poner la mano en su boca y dejarla allí, como garantía de buena fe y de que no fuera utilizada ningún arte mágico contra él.

Los dioses oyeron tal decisión consternados y todos se echaron atrás, con la excepción de Tyr, el cual, viendo que los demás no consentirían esta condición, dio audazmente un paso al frente e introdujo su mano entre las fauces del monstruo. Los dioses rodearon entonces firmemente el cuello y las patas de Fenris con la cuerda Gleipnir y cuando vieron que sus más denotados esfuerzos para liberarse fueron infructuosos, gritaron y rieron con júbilo. Tyr, sin embargo, no pudo compartir su alegría, pues el lobo, al verse capturado, arrancó de un mordisco la mano del dios a la altura de la muñeca, que desde entonces se ha conocido como la articulación del lobo.

Privado de su mano derecha, Tyr se vio obligado a usar el brazo mutilado para sujetar su escudo y empuñar la espada con la mano izquierda. Sin embargo, tal era su destreza que siguió abatiendo a sus enemigos como antes.

Los dioses, a pesar de los esfuerzos del lobo, estiraron el final de la cadena Gleipnir a través de la roca  situada en el Gioll, el río que separa a los vivos de los muertos y fue enterrado profundamente en el suelo. Abriendo sus pavorosas fauces, Fenris profirió aullidos tan terribles que los dioses, para acallarle, sumergieron una espada en su boca, con la empuñadura apoyada contra la mandíbula inferior y la punta en su paladar. La sangre comenzó a brotar entonces, con tales chorros, que se terminó creando un río llamado Von. El lobo estaba destinado a permanecer atado de esa manera hasta el último día, momento en el que reventaría sus ataduras y se liberaría para vengar sus agravios.

 

Fenrir el lobo monstruoso

Jormungand, hija del dios Loki, que se unió a la gigante Angrboda , junto con sus dos hermanos, el gran lobo Fenrir y la reina de los muertos en Hel. Los tres son criados en Jötunheimr, la tierra de los gigantes. Midgardsormen (la serpiente Midgard), segundo hijo del dios Loki , que se unió a la gigante Angrboda , junto con sus dos hermanos, el gran lobo Fenrir y la reina de los muertos en Hel . Los tres son criados en Jötunheimr , la tierra de los gigantes. También llamada la “Serpiente de Midgard”; una gigantesca serpiente que cuando se mordía la cola era capaz de rodear por completo la tierra, sus espirales del monstruo se extendían hasta donde la vista podía alcanzar, y su horrorosa cabeza de dragón y su interminable cuello sobresalían por encima de la tierra y las montañas como un pilar escamoso color ébano coronado por el semblante mismo de la muerte.

Ante la  sorpresa de esta aparición temerosa fue llevada ante los Æsir. Cuando los dioses se enteraron de lo que era capaz este ser maligno engendrado por tan terribles padres decidieron encargarse del monstruo. Odín el Sabio lo expulsó al océano más profundo donde quedaría atrapado hasta el Ragnarök, el día de la destrucción total.

Pero, aunque había desaparecido de su vista, Jormungander no dejó de existir. Al contrario, en la profundidad de su acuoso dominio, mucho más lejos de los reinos de los dioses y los hombres, se hizo mucho más grande, hasta que finalmente sus poderosas espirales rodearon el globo, con sus fauces mordiendo su cola. Destinado a permanecer hasta Ragnarok, el día de la última Batalla. Ahí esperaría hasta el día de la última batalla donde se enfrentaría al más fuerte de los dioses y su más terrible enemigo: Thor, dios del rayo.

Cuando Jörmundgander se arrastrara fuera del océano  envenenaría los cielos. De sus fauces pululará el veneno y reptará entre el fuego a los pies de los gigantes hasta el lugar donde se halle Thor. Éste la matará y entonces caminará nueve pasos antes de caer muerto víctima del veneno de la serpiente.

 

Jörmundgander muerde la cabeza de toro utilizado por Thor como cebo

La otra hija de Loki con  Angrboða es la diosa o gigante Hela o Hel era la encargada en el inframundo de uno de los tipos de muertos en la mitología nórdica. Hel, hechicera proveniente del mundo de los gigantes, el Jötunheim, y  reina sobre el Helheim, el reino de la muerte, donde vive bajo una de las raíces de Yggdrasil, el árbol de la vida, o fresno del universo.

La mitad superior de su cuerpo era realmente hermosa, pero la mitad inferior de este era igual al de un cadáver en putrefacción y de él despedía un olor nauseabundo. Se cree que Hela se representa así por como es vista la muerte por los hombres.

Su morada se llama Helheim o Hel y el camino que lleva hasta ella es Helway, el camino del infierno, que es tan largo que Hermod un hijo del dios Odín, considerado el mensajero de los dioses.lo tuvo que recorrer en nueve días y nueve noches, siempre hacia el norte y descendiendo constantemente. El Helheim está rodeado de una muralla en la que se abren una o varias puertas y en su imperio corren ríos sombríos. Una de esas corrientes de agua se llama Slid. Ésta nace en el este, fluye hacia el oeste a través de valles infectados de veneno y está llena de barro y espadas. Un perro, Garm, vigila la entrada de una de sus cavernas, Gnipapellir.

El Acceso de Hel (Helway) es horrible, pues encadena al hombre moribundo con sólidas ligaduras que no pueden ser rotas, mientras la angustia roe su corazón y las sirvientes de Hela vienen cada noche a invitarlo. Ante los ojos del hombre moribundo se despliega una oscura y horrible región de brumas; ve que el sol, el puro astro del día, se desvanece y desaparece, y oye que los goznes de la Puerta de Hel (Helgate) crujen, y ésta se abre para recibirlo. La compañía de Hela es grande, pero tiene una morada lo bastante grande para todos; su imperio se extiende a lo lejos, sus palacios son prodigiosamente altos y tienen grandes puertas. Naturalmente su morada está hecha de sombras, pero tiene la apariencia de la realidad.

 

 

Los hijos de Loki: Hela, la reina del infierno, el lobo Fenrir, Midgardsormen y la serpiente Midgard.

 

La otra esposa de Loki era Sigyn con quien tuvo dos hijos: Narfi o Nari y Vali. Cuando Loki, a raíz de la muerte de Balder, de la que había sido instigador, fue atado por los dioses Ases a tres rocas (una debajo de sus hombros, otra bajo sus riñones y la tercera bajo las corvas de sus rodillas) con los intestinos de su hijo Narfi, su esposa Sigyn decidió permanecer de pie a su lado recogiendo en un barreño o lebrillo (en islandés antiguo: munnlaug) el veneno que caía, gota a gota, de una serpiente atada encima de la cabeza de Loki por la diosa Skaði.

Loki  y Sigyn

 

Glosario

 

Æsir: Los principales dioses del panteón nórdico.

Angrboða o Angerboda: La giganta que se alimentaba de carne humana, compañera de Loki.

Asgard: Uno de los nueve mundos y el hogar de la Æsir

Eddas: Colección de poemas escritos en nórdico antiguo.

Elfos oscuros: Criaturas de la mitología nórdica que residen en el reino de Svartálfaheim.

Enanos nórdicos o dvergar: Seres asociados con las piedras, lo subterráneo, la muerte, la suerte, la magia y la tecnología.

Fenri o Fenris: Lobo monstruosos, hijo de Loki.

Freya: Una de las diosas mayores en la mitología nórdica.

Garm: terrible perro que guarda las puertas de la morada de Hela en el Niflheimvigila la entrada de una de sus cavernas, Gnipapellir.

Gjöll o Gioll: Río que separa a los vivos de los muertos.

Hel o Hela: Diosa del inframundo, hija de Loki

Helheim: El reino de la muerte.

Jötunheim: El mundo de los gigantes.

Jötunheimel: El mundo de los gigantes.

Leding: La gruesa cadena con la que los Æsir decidieron atar al lobo Fenrir.

Loki: Uno de los dioses de la mitología nórdica

Midgard:  Mundo de los hombres creado por Odín.

Niflheim: Uno de los nueve mundos del Yggdrasil.

Odín: Dios principal de la mitología nórdica.

Sigyn: La otra esposa de Loki.

Skirnir, sirviente de la diosa Freya.

Snorre Sturluson: Jurista, historiador, y escritor, Islandia, (1179 – 1241).

Svartalfaheim: Uno de los nueve mundos de que se componía el cosmos.

Svartálfaheim: Uno de los nueve mundos de que se componía el cosmos

Thor: Thor: El dios del trueno en la mitología nórdica y germánica.

Tyr: Dios de la guerra, hijo de Odín.

Yggdrasil: Árbol de la vida, o fresno del universo.entre

 

Primera entrega Mitología nórdica: http://furibe.com/prodigios-fantas…itologia-nordica/