La IX Conferencia Panamericana

Se conoce como Conferencias Panamericanas,  o Conferencias Interamericanas, o Conferencias Internacionales Americanas una serie de reuniones con delegados, ministros de relaciones exteriores y presidentes de las naciones de América que se celebraron entre 1889 y 1954 dentro del contexto, las ideas y principios del panamericanismo.

Bandera hispanidad

Bandera de la Hispanidad, adoptada oficialmente en la Conferencia de 1933  como bandera panamericana.

En 1948 en Bogotá, Colombia, tuvo lugar  La IX Conferencia Internacional Americana, reunió a 21 Estados, adoptó la Carta de la Organización de los Estados Americanos, OEA,  el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas (“Pacto de Bogotá) y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. En la misma Conferencia, se aprobó el Convenio Económico de Bogotá, que se propuso fomentar la cooperación económica entre los Estados americanos, pero que nunca entró en vigencia.

Los países americanos que han firmado la Carta de la OEA son: Argentina (1948)- Bolivia (1948)- Brasil (1948)- Chile (1948) – Colombia (1948) – Costa Rica (1948)- Cuba (1948)- Ecuador (1948)- El Salvador (1948)- Estados Unidos de América (1948)-Guatemala (1948)- Haití (1948)- Honduras (1948)- México (1948)- Nicaragua (1948)- Panamá (1948)- Paraguay (1948)-Perú (1948)- República Dominicana (1948)- Uruguay (1948)- Venezuela (1948)- Antigua y Barbuda (1967)- Barbados (1967)-Trinidad y Tobago (1967)- Jamaica (1969)- Granada (1975)- Suriname (1977)- Dominica (1979)- Santa Lucía (1979)- San Vicente y las Granadinas (1981)- Bahamas (1982)- Saint Kitts y Nevis (1984)- Canadá (1990)- Belice (1991)- Guyana (1991)

Monumento a las banderas

Monumento Banderas, Avenida de las Américas Bogotá

Para comienzos del mes de abril de 1948 Bogotá contaba con poco menos de 600.000 habitantes.  La  ciudad se  encontraba  engalanada,  se  habían  inaugurado  numerosas obras y se vivía un ambiente de festividad debido a que en esos momentos Bogotá era la  anfitriona  de  la  IX  Conferencia  Panamericana a  la  cual  asistían,  entre  otros, personalidades tan importantes como el general G. Marshall, ideólogo y artífice de la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial.

En la VIII Conferencia Internacional Americana que tuvo lugar en Lima en diciembre de 1938, se acordó que, a petición del presidente de la delegación colombiana, Luis López de Mesa, la sede de la IX Conferencia sería Bogotá. La reunión había sido acordada para 1942 pero debido a la Segunda Guerra Mundial se estimó conveniente posponerla para diciembre de 1947. Sin embargo, por decisión de Washington, hubo un nuevo aplazamiento. No solo Bogotá no estaba lista sino que había problemas para que se concretara el pacto militar que se estaba fraguando en la Casa Blanca. Bogotá, para entonces la ciudad latinoamericana más receptiva a los mandatos de Estados Unidos, que en ese momento enarbolaban la bandera del desarrollo mostrando los caminos a seguir para alcanzarlo  había sido reafirmada por el gobierno de Truman como la sede la IX Conferencia Panamericana en la que se pretendía que los países del hemisferio firmaran un pacto contra la URSS y el comunismo. Fue en el transcurso de dicha Conferencia que se firmó el Pacto de Bogotá que generó la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Para esa época todos los pasajeros aéreos llegaban al Aeropuerto de Techo. El tímido y modesto Aeropuerto de Techo –que sirvió por tres décadas al país y alrededor del cual se gestó el proceso de urbanización de la localidad de Kennedy– ya no daba abasto y la cada vez más creciente industria de la aviación parecía abrumarlo. Para llegar más rápidamente al  Aeropuerto de Techo, se construyó la Avenida de las Américas una vía que recorre la ciudad de Bogotá de oriente a occidente en su zona centro-sur. Su construcción comenzó en 1944,  y se terminó en 1946. Posteriormente se construyó el Monumento a las Banderas.

Aeropuerto de Techo

HK-115, DC-4 de AVIANCA en el aeropuerto de Techo en 1948  (derecha) y Avenida de las Américas (izquierda)

El impacto del 9 de Abril sobre el centro de Bogotá ofrece un listado de las principales obras y escenarios destinados a la IX Conferencia: La Avenida de las Américas, prestigiosa vía  de cien metros de ancho que unía el Aeropuerto de Techo con el centro de la ciudad. Costo de la obra: $3.000.000 de pesos. El Capitolio, lugar destinado a las sesiones de la Conferencia. Un poco más de$2.000.000 de pesos. El  Palacio  de  San  Carlos,  sede  entonces  del  gobierno,  previsto  para  las recepciones oficiales; costo $ 500.000 pesos.• Modernización,  decoración y reformas varias del  Teatro Colón por $300.000pesos.• Transformación  del  antiguo  Panóptico,  antigua  penitenciaría,  en el Museo Nacional a un costo de $800.000 pesos. Hostería del Venado de Oro, en los cerros orientales saliendo hacia el municipio de La Calera, $300.000 pesos. Restauración de la Quinta de Bolívar, costo $150.000 pesos.

Se adquirieron nuevos equipos para la Radio Nacional de Colombia, a un de costo $ 30.000 pesos. Adicionalmente, se realizaron una serie de obras de mejoras y embellecimiento como la pavimentación y arborización del Paseo Bolívar; dos calzadas, seis ‘autovías’ y zonas verdes en la Plaza San Martín; arreglo de calles y andenes y obras varias destinadas a dar mejor presentación a la ciudad.  Se encargó a la Empresa de Energía Eléctrica el mejoramiento del alumbrado público. En suma, un total un poco más de siete millones de pesos.

La preparación urbanística y arquitectónica de los distintos escenarios destinados a tal evento  continental  sirvió  como telón  de fondo para  los  hechos  del  9  de abril  que vendrían a continuación.