El cuento de Cárcamo

Un pequeño terreno más o menos plano en Patillales, corregimiento de El Salado, cerca de Cúcuta, en Colombia.

Una mina de carbón. Un intenso calor abraza la mañana. Es un 16 de julio, día, entre otras cosas, de la Virgen del Carmen. Por tanto hay una celebración, una misa ofrecida por la señora del patrón y a la que están invitados mamás, hijos y familiares de los trabajadores de la mina y familiares del patrón. Una misa al aire libre y aumenta la canícula.

Aparece la mamá de la novia de Cárcamo…  minero…  trabaja allí.

La mamá de la novia le hecha piedras e insultos a Cárcamo.

Alboroto entre mamás, hijos, familiares.

Cárcamo se pierde y la mamá, que no termina de, gritar también se pierde.

El patrón… con mamás, hijos, familiares…   el patrón se entera de la historia.

La historia: La novia de Cárcamo compartía la cama con su mamá…  y también con su papá.  Pero apareció Cárcamo…  y el papá no quiso volver a compartir la cama con su esposa

Y la mamá de la novia de Cárcamo  resolvió sacar, a piedra, a Cárcamo del camino.

El patrón  ha escuchado la historia… apoya a Cárcamo y despide al papá de la novia de Cárcamo que también trabajaba en la mina.

Aumenta el alboroto, el calor del fogón y de la mina abraza a las mujeres y ellas apuran el almuerzo.

Todos comentan el asunto de la novia de Cárcamo… minero… trabaja allí y “es bueno” y querido por todos y “muy apuesto”… alto y fornido.

Ahora todos disfrutan del almuerzo.

La mamá de la novia de Cárcamo tiene 50 años o más o menos. Tiempo suficiente para permitirse  proferir insultos mientras se las arregla para conseguir piedras y echárselas a Cárcamo.

Ella no estaba  dispuesta. No podía aceptar… (“cómo así que”)  el papá de la novia de Cárcamo no volvió a compartir la cama con ella.

Y la ardiente celebración avanza. Con risas y relatos y música y mucho sol y muchos platos y bebidas.  Las mujeres se acompañan en su labor y hablan del asunto de Cárcamo y su novia. Ahora recogen y lavan lo que mamás, hijos y familiares… de los mineros y del patrón… apuraron.

Con un machete en la mano llega el hermano de la novia de Cárcamo y se dirige al patrón con insultos y amenazas. Alboroto… insultos…

Aparece el hijo del patrón con un revólver en la mano. Se acabó la celebración. Todos los familiares del patrón parten para su casa.

Cuando bajaron de la mina y  llegaron  a la fábrica del patrón, punto de partida y de llegada para la celebración, la novia de Cárcamo preguntaba a todos los mineros por su novio y por su papá y por su mamá. No encontró a ninguno.

La novia de Cárcamo, fuente y origen de todos los alborotos de la celebración, era una mujer bajita, ligeramente encorvada,  con los ojos agachados, un pelo lacio y negro amarrado. Desgarbada, tímida, apagada: Una mujer definitivamente lo que llaman fea.

“Mírela, mírela”, me dice uno de los trabajadores, esa es la novia de Cárcamo.