El Canon de Shakespeare IV

Llegamos al Canon IV (ver anteriores aqui). Vale decir, a la cuarta y última parte del conjunto de obras aceptado por la mayoría de los críticos y estudiosos de la obra de William Shakespeare. En esta oportunidad veremos las obras menos conocidas del Cisne de Avon, algunas escritas ‘a dos manos’ y otras de dudosa procedencia. Adicionalmente nos ocuparemos, un poco más extensamente de los poemas de Shakespeare.

 

  • Eduardo III (The Reign of King Edward III)

Drama histórico que existía ya en 1595: se imprimió In quarto en 1596 y se reimprimió en 1599.

Fue publicada anónimamente aunque esto era infrecuente en los años 1590. No se menciona en el Palladis Tamia (1598), de Francis Meres, un trabajo que enumera la mayor parte de las primeras obras de Shakespeare. John Heminges y Henry Condell no la incluyeron cuando compilaron el First Folio de las obras de Shakespeare en 1623.

Algunos eruditos, destacadamente Eric Sams, han argüido que la obra es totalmente de Shakespeare, pero hoy en día el consenso entre la crítica está en que la obra es un trabajo primerizo en colaboración, del cual Shakespeare habría escrito sólo unas pocas escenas. Recientemente, la obra ha sido analizada con un programa informático llamado pl@giarism, llegándose a la conclusión de que fue escrita en colaboración con Thomas Kyd. La investigación fue llevada adelante por el profesor Brian Vickers, de la Universidad de Londres. La fuente del argumento es Holinshed; en parte, Froissart, el cronista francés del siglo XV.

La obra tiene dos partes. La primera se centra en la Condesa de Salisbury, esposa del primer Conde de Salisbury, quien, acosada por los rebeldes escoceses, es “rescatada” por el rey Eduardo III, que jura que la llevará a la cama. La obra está llena de dardos contra Escocia y los escoceses. Al final de la primera parte, la condesa amenaza con suicidarse si Eduardo no deja de pretenderla y el rey acepta.

En la segunda parte de la obra, Eduardo se reúne con su ejército en Francia, reclamando su derecho al trono francés. Como en Enrique V, la obra se desarrolla entre los campos francés e inglés: la aparente resignación de los soldados ingleses contrasta con la arrogancia de los franceses. Gran parte de la acción se centra en la reflexión que Eduardo de Woodstock, hijo de Eduardo III, conocido también como el Príncipe Negro, realiza sobre la moralidad de la guerra y luego consigue la victoria frente a fuerzas aparentemente insuperables.

Eduardo III

 

  • Cardenio (The History of Cardenio)

Parece cierto que Shakespeare y Fletcher escribieron esta obra, hacia 1612, tomando el argumento de uno de los episodios de la Primera Parte de Don Quijote, traducida al inglés por Thomas Shelton en 1612. Hay datos claros en que consta que la Compañía de actores del rey (The King’s Men) representó ante la corte de Jacobo I el drama Cardenio en el invierno de 1612-1613.

Se afirma que el manuscrito se quemó con el incendio del teatro El Globo en julio de 1613. Con todo, en 1653 el editor Humphrey Moseley la inscribió en el registro de impresores The history of Cardennio como de Fletcher y Shakespeare.

Esta obra menciona la figura de Cardenio tal y como aparece en la Primera Parte de Don Quijote (1605) y todo lleva a pensar que, en efecto en 1727 Lewis Theobald tuvo en sus manos un manuscrito de la obra perdida. El nombre se deriva de un personaje ficticio de la primera  de la novela de Cervantes. Cardenio era un personaje que Don Quijote y Sancho se encontraron cuando iban por un bosque de Sierra Morena, en Andalucía. Cardenio les cuenta una historia de amor y desventura con una joven llamada Lucinda. La historia y el personaje impresionan mucho al Quijote. Este idilio amoroso Cardenio-Luscinda hace pensar al lector que Cardenio está loco. Sabemos que a Shakespeare le fascinaba el tema de la locura y aparece, entre otros, en sus últimas obras: El rey Lear y El cuento de invierno.

Es claro que Shakespeare leyó la novela de Cervantes, las aventuras del caballero de la triste figura circularon en Londres con gran éxito. A pesar de que no se encontraron nunca cara a cara, sabemos que Shakespeare conoció la novela de Cervantes y se inspiró en una de las historias amorosas de la misma para escribir una pieza titulada Cardenio.

Cervantes y Shakespeare brillan, entre otros grandes, en la literatura universal. Son los escritores nacionales por excelencia de España e Inglaterra. Sus obras representan una historia cultural y juegan papel en las identidades nacionales. Todos los niños de habla inglesa leen alguna obra de Shakespeare en la escuela, así como todos los hispanoparlantes estudian al menos algunos capítulos del Quijote.

CARDENIO F

Obras atribuidas a William Shakespeare sin fundamento

  • Locrine (The Lamentable tragedy of Locrine)

Tragedia atribuida a Shakespeare publicada en 1595. La portada del In quarto de 1595 anuncia la obra como “revisada y corregida por WS”. Se trata claramente de una identificación de “WS” con William Shakespeare, aparentemente incluida entre las siete obras que Philip Chetwinde añadió a la segunda impresión de su Shakespeare, el tercer Folio impreso en 1664, que a su vez dio lugar a la inclusión de Locrine en el Shakespeare apócrifos. Algunos comentaristas han aceptado la posibilidad de que Shakespeare podría haber realizado una revisión mientras que otros han rechazado la idea. La autoría de la obra original se ha asignado a varios dramaturgos de la época, siendo los dos candidatos más comunes George Peele (1556-1596) y Robert Greene (1558-1592), dos dramaturgos contemporáneos de Shakespeare.

La tragedia lamentable de Locrine, tema: El hijo mayor del rey Bruto, rey de Gran Bretaña, discuten acerca de las guerras entre los británicos y los hunos que son derrotados y quedan desconcertados, la victoria de la Gran Bretaña y la muerte de Albanact hijo también de Locrine.

Tiene varios y extraños personajes que son típicos de muchas de las piezas de Shakespeare: Bruto, rey de Gran Bretaña, Locrine, su hijo, Humber, rey de los escitas; cuatro payasos y Ate la diosa de la venganza, reina de los bosques quien con una fuerza maravillosa que con ruido horrible asusta a los árboles temblorosos y con espantosos gritos clama y sacude toda la tierra.

LOCRAINE

 

  • Sir John Oldcastle

Drama publicado en 1600 sin nombre de autor y en 1619 con el nombre de Shakespeare. La pieza fue originalmente publicada anónimamente en 1600, In quarto. Impreso por Valentine Simmes para el librero Thomas Pavier. En 1619, una nueva edición  lleva a una atribución de William Shakespeare. El diario de Philip Henslowe registra que la obra fue escrita por Anthony Munday, Michael Drayton, Richard Hathwaye y Robert Wilson.

Al igual que otros temas de las obras históricas isabelinos, Sir John Oldcastle era una persona real, un soldado y lolardo (El movimiento lolardo o wyclifista fue un movimiento político y religioso de finales del siglo XIV e inicios del siglo XV en Inglaterra, generalmente identificado como un precursor de la Reforma).

Oldcastle también fue un personaje secundario en la historia temprana isabelino a juzgar por las famosas victorias de Henry V (c. 1586?), Que en general se cree que han sido una de las fuentes de Shakespeare por sus obras sobre Enrique IV y Enrique V.

SIR JOHN F

 

 

  • El puritano (The Puritan)

Drama atribuido a Shakespeare publicado en 1607. Originalmente atribuida a Shakespeare, pero el consenso crítico moderno rechaza esa atribución y favorece el nombre de Thomas Middleton 1580-1627.

THE PURITAN

 

  • Una Tragedia de Yorkshire (A Yorkshire Tragedy)

Pieza de la era jacobina –una tragedia doméstica– impresa en 1608 y ambientada en el condado de Yorkshire, Inglaterra. Tambien se atribuye a T. Middleton.

 

YORKSHIRE

  • El nacimiento de Merlín (The Birth of Merlin)

Drama publicado con el nombre de Shakespeare en 1662. Probablemente es de William Rowley, c. 1585-c. 1642.

MERLIN

 

Este conjunto de cinco se reimprimieron con las otras que también habían sido publicadas en 1608, en vida de Shakespeare, la mayoría en ediciones In quarto –que generalmente traían una sola obra– y se conocen como la segunda impresión del Folio de 1664. Cerca de 40 años después del primer Folio publicado en 1623.

Finalmente hay también otras piezas para teatro que no fueron todas publicadas y que tampoco son agrupadas en el Canon de Shakespeare.

El alegre diablo de Edmonton, publicado en 1608; Mucedorus. La hermosa Em (Fair EM); Arden de Feversham,

Hay todavía diez o doce atribuciones más, enteramente infundadas.

 

Poemas

La crítica admitió hasta finales del pasado siglo XX que los tres grandes poemas de William Shakespeare eran: Venus y Adonis, La violación de Lucrecia y los Sonetos. Desde hace más de treinta años se viene hablando también de otro poema: Elegía Fúnebre. La mayoría de los especialistas la aceptan como genuina del bardo de Stratford pero de menor calidad que las tres primeras mencionadas.

 

  • Venus y Adonis (Venus and Adonis)

Se publicó en 1593; se reimprimió quince veces entre 1594 y 16340, incluyendo una edición de Edimburgo, 1627. Venus y Adonis es la primera obra publicada por Shakespeare en 1593, editada por Richard Field y dedicada a Henry Wriothesley, Conde de Southampton, por ser un poema de gran acogida se hicieron de él en vida de Shakespeare diez reimpresiones.

La fuente principal, un asunto clásico de la historia latina clásica expuesta por Ovidio en su Metamorfosis, Shakespeare hace cambios en el relato; es más poético y llena de diálogos, muy al estilo del poeta isabelino.

Venus, reina y diosa del amor, se deja llevar por una pasión desatada por Adonis, hombre sumamente hermoso, que en el momento del encuentro con la bella diosa está de caza, su gran afición; dicho encuentro sirve para que Venus le demuestre a Adonis los sentimientos que la apasionan, Adonis la rechaza pero Venus insiste haciendo que él desmonte su caballo y se siente junto a ella en el césped.

Venus actúa ansiosamente y tratar de enamorarlo, pero Adonis se sigue negando, y mantiene la cabeza gacha y fija en el suelo; el objetivo inicial de Venus es conseguir un beso de este joven, este deseo pasa más adelante a ser un sentimiento más apasionado, ella lo persigue y lo acosa, él huye de ella y va a buscar su caballo que corre llevado por el deseo que despierta en el corcel una yegua que aparece entre unos arbustos, el caballo logra soltarse de sus amarras y deja a Adonis solo nuevamente con Venus, esta  última insiste en su deseo para con Adonis, hasta que llega un punto en el que él levanta su rostro y ella se desmaya. Adonis, asustado por la caída de Venus intenta hacerla volver en sí con un beso. Ella despierta, luego se despidan y que así habrá pretexto para un nuevo encuentro.

Quizás la mejor traducción al español es la del doctor Mariano de Vedia y Mitre publicada en 1976 por la Academia Argentina de Letras. Veamos las dos primeras estrofas:

 

MARIANO DE VEDIA

I

Cuando al purpúreo sol lo despedía

con sus últimas lágrimas la aurora,

Adonis a la caza se partía,

que ama la caza y al amor lo ignora;

más percíbelo Venus, quien se lanza

como audaz cortejante a su alabanza:

 

II

–Tres veces más hermoso que yo misma.

Divina flor. –le dice–, y deliciosa.

Hombre o ninfa ante ti su gracia abisma,

más róseo y blanco que paloma o rosa,

natura que te creó, por sí vencida,

siente que acabárase con tu vida.

 

ORIGINAL

I

Even as the sun with purple-colour’d face

Had ta’en his last leave of the weeping morn,

Rose-cheek’d Adonis hied him to the chase;

Hunting he loved, but love he laugh’d to scorn;

Sick-thoughted Venus makes amain unto him,

And like a bold-faced suitor ‘gins to woo him.

 

II

‘Thrice-fairer than myself,’ thus she began,

‘The field’s chief flower, sweet above compare,

Stain to all nymphs, more lovely than a man,

More white and red than doves or roses are;

Nature that made thee, with herself at strife,

Saith that the world hath ending with thy life.

Innumerables pintores reconocidos: Tiziano, Veronés con pleno conocimiento de la versión de Tiziano, Rubens, Carracci, Goltzius, Angaromo y muchos otros hicieron su propia versión del relato de Ovidio. Ver aqui:

 

 

titian_venus_and_adonis-resized-600

Venus y Adonis – Lucca Giordano, 1663

 

  • La violación de Lucrecia (The Rape of Lucretia)

Este poema de William Shakespeare fue publicado en 1594 y dedicado a Henry Wriothesley, conde de Southampton. El poema relata un motivo de larga tradición. Violada por Sexto Tarquino, hijo del rey Tarquino, Lucrecia pide a su padre y a su marido Colatino (luego llega también con Junio, un general romano) que la venguen, y se suicida. El poema, en estrofas de siete versos, termina en el momento en que Bruto y Colatino se disponen a transportar a través de Roma el cadáver de la Lucrecia, para incitar a los romanos a expulsar a Tarquino. Mientras en Venus y Adonis un casto joven era seducido por una experta, aquí una casta esposa era violada por un libertino.

Fuentes de la obra

Las primeras fuentes se remontan a Tito Livio y Ovidio. William Shakespeare trató el tema en un poema de juventud y también en Macbeth y Cimbellino. La pieza de Obey, en la que Roland Duncan se basó para escribir el libreto de la ópera de Britten, fue escrita originalmente para un conjunto teatral francés («Compagnie de Quinze») dirigido por Jacques Copeau.

La violación de Lucrecia (en inglés, The Rape of Lucretia, muchas veces mal traducido por “El rapto de Lucrecia”), es también una ópera de cámara, Op.37, con música de Benjamin Britten y libreto en inglés de Ronald Duncan. Fue estrenada en el Festival de Glyndebourne el 12 de julio de 1946. Fue escrita para Kathleen Ferrier, quien interpretó el rol titular. Duncan basó el libreto en la obra de André Obey Le Viol de Lucrèce y éste, a su vez, se basó en un poema de Shakespeare, y todos beben del relato de Tito Livio.

El poema, al igual que Venus y Adonis, está dedicado a Henry Wriothesly, conde Southamton y barón de Tichfiled, y dirigido al público, es como una espacie de prólogo, algo poco frecuente en los escritos de Shakespeare. Veamos:

“Lucio Tarquino, por su excesivo orgullo llamado el Soberbio, tras haber sido causa de que su propio suegro, Servio Tulio, acabara siendo cruelmente asesinado, y de haberse el mismo apoderado del trono sin requerir ni aguardar los sufragios populares, procedimiento contrario a las leyes y costumbres romanas, en compañía de sus hijos y de otros nobles de Roma, marcho a poner sitio a Ardea.

Una tarde, durante el asedio, reunidos los principales jefes del ejército en la tienda de Sexto Tarquino, hijo del rey, comenzaron en sus charlas de sobremesa, a ponderar las virtudes de sus propias mujeres, circunstancio que dio lugar a que Colatino proclamara la incomparable castidad de su esposa Lucrecia. En este alegre humor partieron todos para Roma y deseando comprobar, por su secreta y repentina llegada, la verdad de lo que antes habían sostenido, solo Colatino encontró a su mujer –no obstante lo avanzado de la noche– hilando con sus doncellas.

Las otras damas fueron sorprendidas bailando y jaraneando, o en diferentes diversiones, por lo cual los nobles cedieron a Colatino la victoria y a su mujer las palmas. En esta ocasión quedo Sexto Tarquino prendado de la hermosura de Lucrecia pero, refrenando por el momento sus pasiones, volvió con los demás al campo. En seguida los abandono en secreto, y fue recibido y albergado regiamente, como convenía a su estirpe, por Lucrecia en Colatio. Esa misma noche se introdujo traidoramente en su alcoba, la poseyó con violencia, y emprendió la fuga de madrugada. Lucrecia, en ese lamentable estado, despacho inmediatamente mensajeros uno a Roma, a casa de su padre, y el otro, al campo de Colatino.

Llegaron estos, acompañados el primero por Junio Bruto y el segundo por Publio Valerio, y hallando a Lucrecia vestida de luto, le preguntaron cuál era la causa de su pesar. Ella, arrancándoles primero juramento de venganza, reveló al culpable, con todos los pormenores de su crimen, y acto seguido se dio de puñaladas. Visto lo cual todos, de común acuerdo, prometieron exterminar de raíz la odiosa familia de los Tarquinos, y transportaron el cadáver a Roma. Bruto informó al pueblo de las circunstancias de esta vil acción y del nombre del que la había cometido, con una amarga invectiva contra la tiranía del rey. Con lo cual el pueblo se conmovió de manera que, por consentimiento unánime y aclamación general, desterró a todos los Tarquinos, y la gobernación del Estado paso de los reyes a los cónsules”.

La violación de Lucrecia ha sido un tema recurrente en la pintura. Ver imágenes.

RAPE VERONESE

Lucrecia – Veronesse 1583-84 (Detalle)

 

  • Sonetos (Shakespeare’s Sonnets)

Los sonetos de Shakespeare, según los críticos escritos entre 1593 y 1598, es el título de la colección de 154 poemas de William Shakespeare, que contienen temas como el paso del tiempo –un tema recurrente en la obra del bardo de Stratford–, el amor, la belleza y la muerte. Los primeros 126 sonetos están dedicados a un hombre joven y los últimos 28 a una misteriosa dama negra.Cuando en 1609 Thomas Thorpe publicó por primera vez los 154 sonetos de amor de Shakespeare, los encabezó con esta dedicatoria: “Al inspirador único de estos sonetos, el señor W.H., desea toda la felicidad y esta eternidad prometida por nuestro inmortal poeta, el que con sincero deseo aventura esta publicación.” T. Thorpe, era poeta, editor y admirador de Shakespeare. Él asume la responsabilidad de la publicación y él dedica la obra “al único inspirador de estos sonetos de amor”. No se sabe la identidad del señor W.H. aunque no faltan candidatos. Sabemos que se trata de un bello joven perteneciente a una noble familia, protectora de poetas y artistas, y cuando se publicaron los sonetos ya era adulto y seguramente poderoso. La estructura métrica de los sonetos de Shakespeare no corresponde al soneto clásico italiano que sirvió de modelo a las literaturas europeas (dos cuartetos con las mismas rimas y dos tercetos de diversa combinación, todos en consonante), sino que están formados por tres cuartetos y un pareado, todos con rima consonante. Hay numerosas traducciones al español de los Sonetos de Shakespeare. Luis Astrana Marín, debe su fama a la traducción de las Obras Completas de Shakespeare. (Obras Completas. Traducción y notas de Luis Astrana Marín. Ediciones Aguilar. Madrid. 1951).

Esta traducción de Astrana es muy literal –dijéramos ideal para el estudioso del lenguaje inglés empleado por Shakespeare–. Pero Astrana no era un hombre de teatro y su trabajo resulta muy difícil a la hora de hacer una representación; el problema es aun mayor con todos los poemas de Shakespeare, tanto los que aparecen en sus dramas como los que aparecen en sus poemas fueron vertidos por Astrana M. en prosa… desconociendo la rima y la métrica de los trabajos de Shakespeare. Una de las mejores traducciones de los Sonetos –en lengua castellana– la hizo Angelina Damians y fue publicada en 1944. Respeta tanto la rima como la métrica de los sonetos de Shakespeare. En Colombia el escritor y poeta William Ospina hizo una afortunada traducción de algunos de los 154 Sonetos de Shakespeare, también respetando la rima y la métrica. Veamos:

 

SHAKESPEARE                                                                               VERSIÓN ANGELINA  DAMIANS

SONETO I

FROM fairest creatures we desire increase,                              Al dejar la sucesión los seres bellos,

That thereby beauty’s rose might never die,                              Perpetúan la flor de su hermosura;

But as the riper should by time decease,                                    Pues los hijos serán la imagen de ellos,

His tender heir might bear his memory:                                    Que viviente hallará la edad futura.

 

But thou, contracted to thine own bright eyes,                         Mas tú a tus propios ojos entregado,

Feed’st thy light’st flame with self-substantial fuel,                Nutres tu llama con tu propia esencia;

Making a famine where abundance lies,                        Y el hambre en la abundancia has engendrado,

Thyself thy foe, to thy sweet self too cruel.                                Contra ti procediendo sin clemencia.

 

Thou that art now the world’s fresh ornament                          Tu, que del mudo eres primor y orgullo,

And only herald to the gaudy spring,                                   Que el dulce heraldo eres de abril hermoso,

Within thine own bud buriest thy content                                  Tu belleza encerrando e tu capullo,

And, tender churl, makest waste in niggarding.                        Lo derrochas a fuer de avaricioso;

 

Pity the world, or else this glutton be,                                          Pues del mudo no quieres apiadarte,

To eat the world’s due, by the grave and thee.                            Y ayudas a la tumba a devorarte.

 

SONETO XV

When I consider every thing that grows                                      Cuando observo que todo lo creado,

Holds in perfection but a little moment,                                     Tras su apego efímero decrece;

That this huge stage presenteth nought but shows                   Y que vive al destino esclavizado

Whereon the stars in secret influence comment;                      Cuanto del mundo el escenario ofrece;

 

When I perceive that men as plants increase,                        Que al hombre y a las plantas, igualmente

Cheered and cheque’d even by the self-same sky,                      Presta el cielo pujanza y hermosura;

Vaunt in their youthful sap, at height decrease,                          Mas después se la quita lentamente

And wear their brave state out of memory;                                  Y al fin les da el mundo sepultura;

 

Then the conceit of this inconstant stay                                        Al ver que es todo efímero y mudable,

Sets you most rich in youth before my sight,                                Más aprecio tu rica lozanía

Where wasteful Time debateth with Decay,                               Que el tiempo ha de robarte inexorable,

To change your day of youth to sullied night;                               Trocando en noche tu radiante día,

 

And all in war with Time for love of you,                                        Y lucho contra el tiempo destructor,

As he takes from you, I engraft you new.                                        Renovando en mi canto tu esplendor.

 

 

SONETOS