Calígula II

 

En el año 37 de nuestra era, tras la muerte de Tiberio, Calígula se convirtió en el tercer emperador del Imperio romano. Su llegada al poder fue muy bien acogida por el pueblo. Sin embargo, las cosas cambiaron de manera dramática tras la grave enfermedad que padeció durante algunos meses, según los historiadores esta enfermedad marcó para siempre la vida de Calígula, sin embargo, logró recuperarse por completo.

CALÍGULA II Imagen 5Moneda acuñada durante el reinado de Calígula (37 – 41 d.C.), com la efígie del emperador, izquierda y derecha, sus tres hijas: Agripina, Drusela y Júlia.  

En 38, la administración de Calígula dedicó su atención a las reformas públicas y políticas que necesitaba el Imperio. Se publicó un documento con los registros de los gastos que había realizado el emperador, algo nunca hecho durante el reinado de Tiberio; se ayudó a los afectados por los incendios, se abolieron ciertos impuestos; y se impulsaron los espectáculos deportivos. También se admitió a nuevos miembros en los órdenes senatorial y ecuestre. No obstante, el Imperio tuvo que hacer frente a una grave crisis económica. Suetonio establece el comienzo de dicha crisis en el año 38. La política de Calígula, marcada por la generosidad y la extravagancia, agotó las reservas financieras del Imperio. Los historiadores antiguos afirman que Calígula reaccionó acusando falsamente a algunos senadores para multarlos e incluso ejecutarlos con el propósito de apoderarse de su patrimonio.

Con el objeto de hacer frente a la crisis, Calígula puso en marcha una serie de medidas desesperadas, varias de ellas descritas por los historiadores; como pedir dinero al pueblo en los actos públicos, nuevos impuestos en los juicios, bodas y prostíbulos; organizó subastas de venta de gladiadores en los espectáculos. Los testamentos de ciudadanos romanos que habían dejado sus bienes a Tiberio fueron reinterpretados a fin de que Calígula recibiera dichos bienes.

Quizás fuera esta crisis económica la causante de una breve hambruna de dimensiones desconocidas hasta el momento que azotó el Imperio por esa época. A pesar de la crisis económica, Calígula llevó a cabo numerosos proyectos de construcción durante su reinado. Algunos de estos edificios eran públicos, pero la mayoría se erigieron con un fin privado. Según Josefo, los proyectos más importantes que se realizaron durante el reinado de Calígula fueron las ampliaciones de los puertos de Regium y Sicilia. Tras llevarse a cabo dichas obras fue posible aumentar el volumen de cereales embarcados desde Egipto. Estas reformas tal vez se realizaron en respuesta al episodio de hambruna.

Se completaron el Templo de Augusto y el Teatro de Pompeyo, se inició la construcción de un anfiteatro en las inmediaciones de la Saepta (Nota de p. 1) y se reformó el Palacio Imperial. Se empezaron a construir el Aqua Claudia y el Anio Novus. Un acueducto, que, como el Aqua Claudia, se empezó a construir en 38. C. y fueron inaugurados en el año 52 por Claudio; acueductos que Plinio el Viejo consideraba maravillas de la ingeniería.

Calígula, en su obsesión por los faraónicos proyectos, hacia el año 40 d.C supo del obelisco, que originalmente fue ordenado construir por algunos de los faraones egipcios; decidió traerlo y “restaurarlo” y se transportó desde la provincia de Egipto hasta Roma y así instalar la joya egipcia en su propio Circo, conocido como el Circo de Cayo y Nerón (Nota de p. 2) y dedicarlo al dios sol y a la memoria de sus antecesores Augusto y Tiberio. Después, en tiempos de su sucesor Nerón, el emperador que prendió Roma, el circo de Calígula pasaría a convertirse en el Circo de Nerón, el primer y mayor circo de Roma.

CALÍGULA II Imagen 4

 El Obelisco Vaticano fue inicialmente construido en Egipto

En el año 39 llevó a cabo una expedición a Germania y la Galia septentrional. En Siracusa, se repararon las murallas y los templos de la ciudad. Se construyeron nuevas carreteras y se repararon las antiguas.

Ese mismo año, Calígula llevó a cabo un espectacular trabajo de ingeniería; construyó un puente flotante temporal que conectaba los puertos de Baiae y Puteoli empleando barcos. Calígula, que no sabía nadar, atravesó el río a lomos de su caballo, Incitato, y portando la coraza de Alejandro Magno, de la que había despojado a su momia cuando visitó su mausoleo en Alejandría.

Ordenó la construcción de dos enormes embarcaciones, las cuales han sido encontradas en las profundidades del Lago de Nemi. Estos dos barcos figuran entre los más grandes del mundo antiguo; el menor de ellos fue construido con el fin de albergar un templo consagrado a Diana, mientras que el mayor era en esencia un palacio flotante para el emperador, con suelos de mármol y su propio sistema de cañerías.

CALÍGULA II Imagen 2

 Entre las obras de Calígula, estuvieron dos de los barcos construidos más grandes en toda la historia de la Antigüedad

Las fuentes supervivientes ofrecen un importante número de historias acerca de Calígula que ilustran su crueldad y su demencia. Filón de Alejandría y Séneca el Joven, describen al emperador como un demente irascible, caprichoso, derrochador y enfermo sexual. Se le acusaba de alardear de acostarse con las esposas de sus súbditos, de matar por pura diversión, de provocar una hambruna al gastar demasiado dinero en la construcción de su puente, y de querer erigir una estatua de sí mismo en el Templo de Jerusalén con el objeto de ser adorado por todos.

Fuentes posteriores, entre las que destacan Suetonio y Dion Casio, escribieron relatos que no hacen sino repetir los hechos relatados por autores anteriores y añadir nuevas historias de locura. Se acusó a Calígula de mantener relaciones incestuosas con sus hermanas, Agripina, Drusila y Julia Livila. También se dijo que las obligó a prostituirse. Además, los historiadores le acusan de convertir el palacio en un burdel. Probablemente la historia más famosa es la que cuenta que el emperador quiso nombrar a su caballo, Incitato, cónsul y sacerdote.

Comía y bebía mientras presenciaba ejecuciones; en medio de las fiestas, tomaba a la esposa de cualquier invitado, la violaba y volvía a la mesa para contar cómo le fue; mandó a torturar y a matar a senadores, a veces solo para quedarse con sus fortunas: fue, en síntesis, uno de los más sádicos emperadores romanos.

El historiador romano Suetonio, dice de Calígula que era delito capital mirarle desde lo alto cuando pasaba, con un rostro naturalmente horrible y repugnante y un semblante soberbio y amenazador que él mismo potenciaba ensayando gestos frente al espejo, Calígula inspiraba temor a donde quiera que fuese. Sabía que lo odiaban, pero admitía con actitud maquiavélica: “Que me odian, con tal de que me teman”.

Las fuentes antiguas describen el reinado de Calígula como un azote para las órdenes senatorial y ecuestre, (Nota de p. 3). Según Josefo, las acciones del emperador desencadenaron una serie de conspiraciones en su contra, hasta que finalmente se llevó a cabo su asesinato; en el mismo, se vieron envueltos los integrantes de la Guardia Pretoriana, (Nota de p. 4) liderados por el Tribuno pretoriano. Casio Querea (? -41 d.J.C.). Según Josefo, las motivaciones de Querea para cometer el asesinato eran puramente políticas. Suetonio escribe que el motivo del asesinato fue que Calígula se valía de nombres peyorativos para referirse a Querea, al que consideraba un afeminado y un recaudador de impuestos incompetente. Los motes más empleados por el emperador para referirse al praefectus eran Príapo y Venus. (Nota de p. 5).

CALÍGULA II Imagen 3

El 24 de enero de 41, Querea y unos pretorianos abordaron a Calígula, Querea fue el primero en apuñalar al emperador, seguido por el resto de conspiradores. Cuando los guardaespaldas germanos del emperador se dieron cuenta de que Calígula estaba siendo atacado, éste ya estaba muerto. Embargados por la rabia y el dolor, los germanos respondieron asesinando a conspiradores, senadores, transeúntes e inocentes por igual.

El Senado trató de usar la muerte de Calígula para restaurar la República. No obstante los militares permanecieron leales a la figura del emperador, y la plebe unánimemente pidió que los asesinos de Calígula fueran llevados ante la justicia. Tras haberse asegurado el apoyo de la Guardia Pretoriana, Claudio fue nombrado emperador y, nada más acceder al trono, el tío de Calígula ordenó la ejecución de los asesinos de su sobrino.

Ofrecer una visión exacta acerca del reinado de Calígula es difícil. Sólo dos fuentes contemporáneas al emperador han llegado a nuestros días: los trabajos de Filón de Alejandría y Séneca el Joven. Las obras del primero, De la Embajada a Cayo y Flaco, proporcionan algunos detalles acerca de los inicios del reinado de Calígula. Las obras de Séneca ofrecen algunas anécdotas acerca de la personalidad de Calígula; no obstante, la objetividad de estos escritos ha sido cuestionada debido a que el propio Séneca estuvo a punto de ser ejecutado por el emperador en 39, cuando fue acusado de participar en una conspiración a fin de derrocarle.

Existieron obras contemporáneas que relataban detalladamente su reinado, pero estas obras se han perdido en su totalidad. La mayor parte de lo que se conoce acerca de este emperador procede de Suetonio y Dión Casio, cuya objetividad está puesta en duda debido a su condición de patricio. Suetonio redactó su obra ochenta años después de la muerte de Calígula, mientras que Dión Casio lo hizo 180 años después. Aunque la labor de éste es muy valiosa, de su obra sólo ha sobrevivido un pequeño resumen. Por su parte, Suetonio ocupa los primeros 21 capítulos en retratar a Calígula como un emperador; y sólo a partir del capítulo 22 declara que en adelante hablará de Calígula como un monstruo.

Otra serie de fuentes proporcionan una perspectiva limitada del reinado de este emperador. Josefo ofrece una detallada descripción del asesinato, y Tácito otorga alguna información acerca de su vida durante el reinado de Tiberio. Tácito, supuestamente el más objetivo de los historiadores de la Antigüedad Clásica, escribió una detallada historia de Calígula, pero parte de sus Anales se han perdido. La Naturalis Historia de Plinio el Viejo aporta también algunos detalles acerca de su vida.

De las pocas fuentes supervivientes, no existe ninguna que ofrezca una visión favorable del emperador. La escasez y parcialidad de dichas fuentes ha dado lugar a importantes lagunas acerca de su reinado. De sus dos primeros años en el trono no ha sobrevivido prácticamente nada y, además, los importantes acontecimientos acaecidos durante su reinado, tales como la anexión de Mauritania, la campaña en Gran Bretaña y las diferencias con el Senado, no se describen debidamente.

 

Bibliografía

https://www.google.com.co/search?q=priapo&biw=1366&bih=643&tbm=isch&imgil=gP9-4FsMthYSBM%253A%253BL33OyAKdGDj6EM%253Bhttp%25253A%25252F%25252Fwww.abc.es%25252Fcultura%25252F20150617%25252Fabci-pene-fimosis-dios-griego-201506171252.html&source=iu&pf=m&fir=gP9-4FsMthYSBM%253A%252CL33OyAKdGDj6EM%252C_&usg=__jo_xb9MagRI12spt5mqyYxDTG3s%3D&ved=0ahUKEwiu8p7jwMjOAhVGQCYKHZblCgAQyjcINw&ei=51-0V-7iNMaAmQGWyys#tbm=isch&q=priapo+y+venus&imgrc=GqX1aCF5LfniTM%3A https://es.wikipedia.org/wiki/Karabiga

 

NOTAS DE PIE DE PÁGINA

  1. El Saepta Julia fue un edificio de la Antigua Roma, situado en el Campo de Marte (Roma), y que servía de lugar de votación durante la República Romana.
  2. Nerón Claudio César Augusto Germánico (37- 68). Fue el 4° emperador del Imperio romano entre los años 54 y 68 de nuestra era. Era tataranieto de Augusto.En tiempos de César el Senado estaba compuesto por 300 miembros.
  3. El orden senatorial era el más importante, ya que a él pertenecían los senadores que gobernaban Roma. El orden ecuestre era el segundo en importancia.
  4. La guardia pretoriana (en latín, praetoriani) era un cuerpo militar que servía de escolta y protección a los emperadores romanos. Por sus salarios y sus privilegios, los guardias pretorianos formaban la élite del ejército romano. De ellos dependía la seguridad personal de los emperadores.
  5. En la mitología griega, Príapo es un dios menor rústico de la fertilidad, tanto de la vegetación como de todos los animales relacionados con la vida agrícola Príapo se solía representar con un enorme falo en perpetua erección o en posición fálica, símbolo de la fuerza fecundadora de la naturaleza. Los romanos solían colocar en sus jardines estatuas de Príapo. También en la mitología greco-latina, Venus, Afrodita para los griegos; diosa de la hermosura, el amor, y la fertilidad. Julio Céar la adoptó como su protectora y ancestro del pueblo romano.
  6. Patricio. Aquel que desde los comienzos de la Antigua Roma hasta el siglo II a. C. era la clase social privilegiada  ya que estaba compuesta por las familias descendientes de los ciudadanos romanos originales.