Calígula I

Uno de los personajes más controvertidos de la Antigua Roma –para el caso del Imperio romano– es el de Calígula. La mayoría de la historiografía y de los trabajos de los historiadores que se encuentran en una investigación nos ofrecen la imagen de un hombre de Estado, como gobernador y como militar, más o menos exitoso y la de un hombre, entre otras, extravagante, lujurioso, pervertido, promiscuo, corrompido y mucho más.

Calígula Imagen 1

                                                                Calígula, 12 d.C.-Roma – 41 d.C.

Los historiadores senatoriales. La historiografía moderna subraya la pertenencia del historiador romano a la élite social y política de Roma; prevalece con fuerza la imagen de un historiador-senador que luego de su experiencia en el gobierno utiliza sus años de retiro para reflexionar y escribir sobre el pasado remoto o cercano, cumpliendo así el deseo del testigo presencial Polibio, (Megalópolis, Grecia, 200 a. C.-118 a. C.)  según el cual todo historiador ha debido ser protagonista de la historia para poder ser después su narrador. Polibio es considerado uno de los historiadores más importantes, debido a que es el primero que escribe una historia universal.

Hay que mencionar, entre muchos otros, también como historiadores y filósofos a Filón de Alejandría también llamado Filón el Judío (c. 15 a. C. c. 45 d. C.); Suetonio c. 70 –  126); Tito Flavio Josefo (c. 37-38 – Roma, 101); Dion Coceyano (155 – c.  235); Filón de Alejandría (c. 45 d. C.); Séneca el Orador o Séneca el Retórico o Seneca el Viejo (54 a. C.- 39); Séneca el joven (4 a. C.-Roma, 65 d. C.) y Cornelio Tácito (c. 55-c. 120).

Calígula (Cayo César Augusto Germánico), Antium, Italia, 12 d.C.-Roma – 41 d.C.). Fue el tercer emperador del Imperio romano (Nota de p. a1) iniciada por Augusto (63 a. C. – 14 d. C. Gobernó entre 27 a. C. y 14 d. C) al que sucedió Tiberio. (42 a. C.- 37 d. C.), emperador desde el año 14 hasta su muerte).

Calígula era hijo de Germánico, quien a su vez era hijo adoptivo del emperador Tiberio Julio César (42 a.C.-37 d.C.), segundo emperador de Roma (14-37 d.C.). Su abuelo Nerón Claudio Druso, muerto prematuramente, era el hermano menor del emperador Tiberio. Germánico era un importante miembro de la dinastía Julio-Claudia y es considerado como uno de los más grandes generales de la historia de Roma. La madre de Calígula era Agripina.

Sus relaciones con el emperador le permitieron progresar cuando, en el año 31, Calígula se trasladó a Capri y pasó a formar parte del séquito de acompañantes de Tiberio, allí permaneció seis años y se ganó su confianza y fue nombrado pontifex (Nota  p.1).

En el año 33, Tiberio le concedió el cargo de cuestor, (Nota p. 2) puesto que conservó hasta su nombramiento como emperador. Se hizo amigo del praefectus, (Nota p. 3) Sutorio Macro, quien resultó ser un importante aliado. Incitado por Calígula, Macro habló bien a Tiberio acerca de su amigo a fin de que el emperador no albergara hacia el hijo de su viejo rival ninguna sospecha.

Calígula Imagen 2

Tiberio Julio César

Cuando Tiberio falleció en marzo de 37, su posición y títulos adquiridos tales como prínceps (Nota p. 4) fueron transferidos a Calígula y al nieto de Tiberio, Gemelo. (19 – 37/38 d.C.).

Calígula aceptó todos los poderes del Principado (Nota p. 5) que le confirió el Senado Romano y, cuando entró en Roma el 28 de marzo, fue recibido por una gran multitud que lo aclamó entre otros con los apodos de «nuestro bebé» y «nuestra estrella». Se le describe como el primer emperador que en el momento de su ascensión era admirado en todo el mundo. Según Suetonio se sacrificaron cerca de 160.000 animales en su honor durante los tres primeros meses de su reinado. Según Filón, los primeros siete meses del reinado de Calígula fueron los más felices que había experimentado el Imperio en mucho tiempo.

Los primeros meses de su reinado fueron sobresaliente, respetó al Senado, devolvió a la Asamblea popular el derecho a elegir a los magistrados, decretó amplias amnistías para los que habían sido condenados en tiempos de Tiberio y organizó grandes espectáculos circenses.

Albert Camus escritor francés. En 1945 presentó su Calígula, una pieza para teatro.

Calígula, en enero de 37, cayó gravemente enfermo: Epilepsia, serios trastornos mentales y una segura disfunción cerebral que según Tácito se agudizaba durante las noches de tormenta y de luna llena. Cuando empezó a dar muestras de un carácter autoritario y de unos modos que lo acercaban más a las formas de gobierno de las monarquías orientales que a las apariencias republicanas del Imperio. Roma se paralizó cuando recibió la noticia; pues su joven monarca les había llevado a un periodo de prosperidad que decían equiparable al de Augusto.

Esta enfermedad es descrita principalmente por el historiador Filón, aunque Dion Casio también la menciona brevemente en su obra.  Según Filón su enfermedad se debía a que Calígula, tras convertirse en emperador, se acostumbró los excesos.  Aunque Calígula logró recuperarse por completo de esta enfermedad, el haber estado tan cerca de la muerte determinó un punto de inflexión en su modo de reinar, tal y como indica Josefo.

A excepción de Plinio el Viejo, todas las fuentes supervivientes describen a Calígula como un loco. No obstante, no se sabe si están hablando literal o figuradamente. Además, es difícil separar la realidad de la ficción teniendo en cuenta la impopularidad del emperador entre los autores de las fuentes supervivientes. Los historiadores modernos han tratado de atribuir una razón médica a su inestable carácter, alegando la posibilidad de que padeciera encefalitis, epilepsia o hipertiroidismo; se habla de adiatrepsia, una palabra griega que el emperador aplicó a fin de describir su propia conducta.

Filón de Alejandría, Flavio Josefo y Séneca el Joven describen a Calígula como un demente, pero alegan que esta locura era resultado de la experiencia de los años. Según Séneca, el emperador se transformó en un hombre arrogante, iracundo y grosero tras su ascenso al trono. Josefo piensa que fue el poder el que hizo de Calígula un arrogante, llevándole a creer que era un dios. Por su parte, Filón sostiene que su personalidad experimentó un radical cambio cuando estuvo a punto de morir de una enfermedad. Según Juvenal, el emperador bebió una poción que le hizo volverse loco. Suetonio escribe que Calígula padeció epilepsia cuando era joven. Los historiadores modernos han teorizado que el emperador vivía con un profundo y continuo miedo a sufrir un ataque asociado a su enfermedad. A pesar de que aprender a nadar era parte de la educación imperial, el emperador no lo hizo, pues los epilépticos pueden sufrir ataques causados por la luz que se refleja en el agua. También se dijo de él que hablaba con la luna llena, y la luna se relaciona en ocasiones con la epilepsia. Muchos historiadores sostienen que Calígula padecía hipertiroidismo y este se reflejaba en la irritabilidad y en la «mirada» del emperador, descrita por Plinio el Viejo.

Tras siete meses de haber recobrado la salud, Calígula ordenó asesinar a varias personas que habían prometido sus vidas a los dioses si el emperador no se recuperaba. Forzó a suicidarse a aquellos exiliados durante su reinado: su esposa; su suegro, Marco Silano. Eliminó rápidamente y sin proceso a su primo Tiberio Gemelo (19 – 37/38 d.C.). Tiberio recibió su apodo –Gemelo– debido a que era el gemelo de Tiberio Claudio César Germánico Gemelo. Filón escribe que Gemelo instigó una conspiración contra Calígula mientras el emperador estaba enfermo.

Posteriormente se deshizo del jefe de los pretorianos (Nota de p. 6) Macrón e impuso un protocolo monárquico en la corte en el que el propio Calígula impulsaba se divinización en vida, se convirtió así en el primer emperador en presentarse ante el pueblo como un dios, intentó gobernar apoyándose en el pueblo y en abierta oposición al Senado, reivindicando un pasado familiar que, a través de su abuela Antonia, lo vinculaba a Marco Antonio.

Calígula Imagen 3

Cayo César, también conocido como Calígula, murió asesinado por sus propios guardias el 24 de enero del año 41, tras un breve, pero sangriento y nefasto gobierno, que duró desde el 16 de marzo del año 37 hasta el día en que su vida fue cegada. Veintinueve años y medio tenía.

Bibliografía

file:///C:/Users/carlesielisa.CARLES-PC/Downloads/8804-34812-1-PB.pdf

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/caligula.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Pont%C3%ADfice_m%C3%A1ximo

https://www.google.ca/#q=el+pretor+roma

http://arquehistoria.com/el-obelisco-del-vaticano-15337

http://armonicosdeconciencia.blogspot.com.co/2013/12/la-historia-del-obelisco-egipcio-del.html

NOTAS DE PIE DE PÁGINA

  1. Pontifex. En la Antigua Roma, el título de pontífice máximo (en latín Pontifex Maximus]) se otorgaba al principal sacerdote del colegio de pontífices y era el cargo más honorable en la religión romana. Inicialmente sólo podían aspirar los patricios, hasta el 254 a. C., cuando un plebeyo logró hacerse con el título. En  época republicana era uno de los miembros de los cuatro colegios mayores del sacerdocio en la época monárquica. El presidente del colegio de pontífices tenía el título de Pontifex Maximus, elegido en las asambleas del pueblo, vivían en la regia (al lado de las vestales), sólo podía entrar él y las vestales en el Templo de Vesta.
  2. Un cuestor (del latín qvæstor ‘indagador’) es un tipo de magistrado de la antigua Roma. Los primeros cuestores fueron jueces encargados de los casos de asesinato y de insurrección o alta traición.
  3. El prefecto (del latín praefectus y praeficere, es decir, estar delante de) era un oficial del Imperio romano y de la República romana. Sus atribuciones abarcaron tanto el ámbito militar como el civil. El cargo tenía un rango variable y normalmente era ocupado por una persona procedente del orden ecuestre.
  4. El Princeps Senatus o Primer senador era el que tenía mayor dignidad dentro del Senado romano y por lo tanto él era el primero en hablar después del magistrado (normalmente cónsul o pretor) que había convocado la reunión del Senado. El rango lo ostentaba el censor patricio más antiguo. El nombre del cargo hace referencia al “Primero de los Senadores”. Entre otras competencias, el Príncipe del senado era el encargado de llevar los temas de índole diplomática con otros países extranjeros.
  5. El Principado es el período de la historia de Alto Imperio romano que va desde el ascenso de Octavio Augusto (27 a. C.) hasta el año 235 d. C., momento en que se produce la muerte de Alejandro Severo y se inicia la llamada anarquía militar.
  6. Un pretor (en latín, praetor) era un magistrado romano cuya jerarquía se alineaba inmediatamente por debajo de la de cónsul. Su función principal era la de administrar justicia en la fase in iure, conceder interdictos. El Prefecto del pretorio (en lat., praefectus praetorio) era, en la Antigua Roma, el cargo que ocupaba el militar al mando de la Guardia Pretoriana. Esta prefectura fue creada por Augusto al modo y manera de las fuerzas privadas que acompañaban a los generales romanos en sus campañas. El Prefecto se consideraba un hombre de plena confianza del emperador, ajeno a las órdenes de otros mandos militares y que tenía como misión dirigir como fuerza de élite la Guardia Pretoriana.