Biografía. Parte II

Y hasta ese momento, vive William Shakespeare en Stratford pues hacia 1588 ya se encontraba en Londres. No se ha logrado establecer con certeza qué hizo estos años. Es un vacío, muy frecuente en las biografías póstumas; es decir, las que se tratan de hacer y rehacer uno o varios años después de la muerte del sujeto y su vida. Es posible que en los próximos años o lustros o décadas… sepamos más cosas acerca de estos ‘años perdidos’ de Shakespeare.

Hoy podemos estar seguros de que ha llegado a Londres y está trabajando como actor y  dramaturgo, más o menos conocido. Se conserva una afirmación, un escrito póstumo de otro dramaturgo, Robert Greene (1558–1592). Greene era un reconocido hombre de letras, universitario, que logró vivir a expensas de sus escritos. Probablemente por ello no podía admitir que un advenedizo estorbara y entonces a Shakespeare lo retrata como “un grajo arribista, embellecido con nuestras plumas, que con su corazón de tigre envuelto en piel de comediante se cree capaz de impresionar con un verso blanco como el mejor de vosotros”, y dice también que “se tiene por el único sacude-escenas del país”, en el original, Greene usa la palabra shake-scene, aludiendo tanto a la reputación del autor como a su apellido, en un juego de palabras.

Sabemos, sin lugar a dudas y basados en documentos incontrovertibles que Shakespeare era y fue un hombre de teatro. Autor, actor, productor, copropietario de la compañía en la que trabajaba. Sabemos también que Shakespeare era un exitoso hombre de negocios que comerciaba con diferentes productos, que prestaba dinero y que era un buen inversionista inmobiliario. Su padre era también comerciante, llegó a ser alcalde de Stratford y, gracias a su hijo William, obtuvo un título y un escudo de armas.

Escudo de armas

El escudo de armas , con la inscripción en latín “Non Sans Droict”:  “No, sin derecho”.

Las incógnitas supuestas o reales que aún subsisten sobre la biografía de Shakespeare (y lo que se verá si el mundo dura) hay que tratar de resolverlas hurgando en su vida como hombre de teatro, particularmente en su creación literaria, Shakespeare era un hombre de teatro, y, sobretodo, un dramaturgo y un poeta que ha llegado hasta nosotros y se mantiene entre los primeros.  Murió en su ciudad  natal en 1616.